El ‘Sábado Tarugo’ de la #tarugo4

Aunque muchos de los asistentes no lo sepan, la Tarugoconf no acaba con la fiesta de despedida sino con la actividad social del sábado, family-friendly, abierta a todo el mundo -hayan conseguido o no entrada para el evento principal y complementaria al mismo. En 2019 -como ya pasó en 2016, 2017 y 2018– también habrá ‘Sábado Tarugo’, pero esta vez esperamos que -además de los detallesnos permitáis contaros la motivación que hay detrás del mismo.

El qué

Después del intenso día del evento, el sábado 26 de octubre podremos disfrutar de una visita privada y exclusiva a Faunia, una buena comida y, sobre todo, un ambiente familiar y divertido:

  • Dispondremos de acceso exclusivo por la puerta de eventos y, para los que se acerquen en coche, también de parking gratuito.
  • Tendremos acceso libre durante todo el día, pero además disfrutaremos de una visita privada al parque, acompañados de un guía experto, en grupos reducidos de 25-30 personas.
  • También disfrutaremos de una comida dentro del mismo parque, en una sala reservada en exclusiva para nosotros, compuesta del siguiente menú:
    • CÓCTEL: rombos de tortilla de patatas, croquetas de rabo de toro y boletus, buñuelos de bacalao, conos de chipirón y minibrownies.
    • BUFFET: paella y arroz negro, migas camperas, nuggets de pollo y patatas fritas
    • BODEGA: aguas, refrescos, cervezas, vino blanco (Rene Barbier -D.O. Penedés) y tinto (Monologo – D.O. Rioja)

La agenda es muy sencilla:

  • 11:00h – punto de encuentro en la puerta de eventos de Faunia
  • 11:30h – entrada al parque en grupos de 25-30 personas
  • 14:00h – comida de todo el grupo en la sala El Madroño, dentro del parque
  • A partir de las 15:30h – visita libre por el parque, conversaciones improvisadas y planes de futuro 🙂

El precio -que incluye el acceso al parque, la visita y la comida- es de 35€ por adulto y, para niños menores de 12, de 15€. Podéis adquirir las entradas en esta página de Eventbrite utilizando el código ‘TARUGOSENFAUNIA’, que hemos configurado para que no pueda comprar entradas alguien sin ninguna conexión con la Bonilista o la Tarugoconf porque, como veréis más adelante, el precio está fuertemente «subvencionado» 🙂

Visita a la Librería Nacional en la Tarugo2

El por qué

Os soy sincero, este año, organizar el Sábado Tarugo era un auténtico dolor de muelas. A la complejidad añadida de escalar un evento de 150 a 600 personas en un recinto nuevo que no conocemos, se sumó el cambio de fecha forzado que hizo que tuviéramos que descartar nuestro tradicional picnic, porque si organizar una comida al aire libre en Madrid en septiembre es arriesgado, a finales de octubre podía ser un auténtico desastre.

No sabemos cuántas personas se apuntarán al Sábado Tarugo, pero teniendo en cuenta la asistencia de años anteriores, era perfectamente factible que nos juntáramos 100 personas y, creedme, no es tan sencillo encontrar un sitio que puedan visitar 100 personas al mismo tiempo. Menos aún si quieres incluir la comida y descartas cualquier opción que no esté dentro de Madrid, para facilitar el transporte de todos los que estuvieran visitando la ciudad y no contaran con medio de transporte propio.

La propuesta de Faunia fue la que mejor encajaba en lo que buscábamos, solo había un problema: costaba 60€ por persona, IVA incluido. Una familia con dos adultos y dos niños tendría que pagar 240€, algo, que nos parecía inasumible. Todos los años el precio del ‘Sábado Tarugo’ ha estado subvencionado de alguna manera. En esta edición aún no hemos conseguido ningún patrocinador, así que, decidimos asumirlo nosotros. Para conseguir que la misma familia de dos adultos y dos niños «sólo» tuviera que pagar 100€, casi un 60% menos tendríamos que destinar alrededor de 3.500€ de los -potenciales- beneficios del evento principal para subvencionar el ‘Sábado Tarugo’.

Aún así, decidimos mantenerlo y seguir adelante ¿por qué? Bueno, la motivación original del Sábado Tarugo fue dar cabida a la gente que no pudiera ir al evento principal y, también, ofrecer un plan a aquellos que se acercaran a Madrid para asistir al evento y pasar el fin de semana, pero para nosotros siempre ha sido además una oportunidad única para hacer una retrospectiva sobre el evento en un ambiente relajado y cercano. No queríamos perder esa oportunidad -esa interacción directa con l@s tarug@s para que nos contaron de primera mano lo que había estado bien y no tan bien, y cómo mejorar para el año que viene- y no lo haremos.

Pero, sobre todo, lo haremos porque queremos. El ‘Sábado Tarugo’ no tiene ningún sentido económico ni organizativo, pero es una de esas cosas que hace que la Tarugoconf sea «diferente». Ojalá penséis lo mismo y, un año más, vengáis a acompañarnos.